Entrevista, empresaria agremiada en Fecoljuegos.

Quienes la conocen sabrán que si hay una mujer que resalta entre la multitud, es Diana Moyano. Una empresaria arrolladora que destaca por su carisma y empatía con las personas de su alrededor. Hoy, en el día de las madres queremos destacar su importante labor como mujer, empresaria y madre. Los obstáculos que ha tenido que pasar en su vida son ejemplo de resiliencia, ella es sinónimo de alegría, fortaleza y grandeza.

“He tenido que pasar por momentos difíciles, pero a la vez enriquecedores, que me han permitido reflexionar sobre lo frágil y corta que es la vida para enfrascarnos en cosas pequeñas, en odios, iras y tristezas; uno tiene que soltar, seguir y buscar su paz, su tranquilidad”.

Diana cree con convicción en la familia, el aprendizaje continuo y la responsabilidad social que debe asumir como empresaria, asegura que esto es lo que le ha permitido salir adelante y tener motivación para haber superado capítulos tan difíciles en su vida como el proceso médico para evitar el riesgo de cáncer, heredado por parte de su mamá y la enfermedad por COVID-19 que ha contraído en dos oportunidades.

Fecoljuegos tuvo la posibilidad de entrevistarla para conocer un poco de su historia como madre y empresaria:

1. ¿Quién es Diana Moyano, a qué se dedica?

Soy empresaria, administro junto con mi esposo Guillermo Guzmán, la empresa familiar que tenemos de juegos de suerte y azar desde hace más de 30 años. Tengo tres hijos, la mayor tiene 30 años, es abogada y es especialista en políticas públicas, trabaja en el sector público; el segundo, tiene 24 años, estudia fotografía profesional y está próximo a graduarse y el menor tiene 22 años, está estudiando ingeniería de sistemas y electrónica.

En mis tiempos libres me gusta armar rompecabezas, leer, escuchar podcast de historia, porque amo conocer de los sucesos históricos y me gustan las manualidades.

2.¿Cómo ha sido llevar el rol de madre y empresaria?

Ha sido emocionante, retador y a la vez, difícil y en ocasiones frustrantes. Es como una montaña rusa, en algunos momentos las cosas marchan bien, pero cuando se presentan inconvenientes y se convierten en una cascada de problemas en los que se juntan los de la casa con los de la empresa, se debe dar el paso y respirar profundo, finalmente estas situaciones terminan siendo un aprendizaje y ejemplo de vida para mis hijos.

3. ¿Qué ha sido lo más difícil de ser madre y empresaria a la vez?

Sin duda alguna, lo más difícil e importante en este trabajo de ser madre y empresaria ha sido mantener el equilibrio. Las empresas absorben mucho tiempo, pueden presentarse inconvenientes en cualquier momento que requieren de toda la atención, incluso los días de descanso y esto puede generar desconexión familiar, sin embargo, uno debe tener claro que los hijos no deben ni merecen ser abandonados. Por lo que, lo más difícil ha sido compaginar esos dos roles y generar los espacios correctos para compartir, por ejemplo, nosotros siempre cenamos juntos e intentamos hacer diferentes actividades los fines de semana.

4. ¿Qué es lo mejor de ser madre?

Lo es Todo. El amor y el apoyo incondicional. Los hijos son un aliciente para seguir adelante, no sé cómo hubiera superado muchas cosas sino hubiera sido por mis hijos, ellos son mi mayor inspiración, la motivación para no desvanecer, para pararse de nuevo, mejorar cada día en lo que nos proponemos y ser un ejemplo para ellos.

“Yo vivo a través de ellos, sus alegrías son mis alegrías, sus tristezas son mis tristezas. Lo que ellos van aprendiendo, me enriquece y me hace ver que allá afuera hay mundos que yo no conocía, ni entendía. Es emocionante, la familia y el hogar es seguridad”.

5. ¿Qué ha sido lo más difícil de emprender como empresaria?

En nuestro sector, lo más difícil es mantener el equilibrio económico a causa de los diferentes costos que hemos tenido que asumir para mantener la operación. Otro reto, que hemos asumido junto con mi esposo es el de tratar de diversificar el negocio para buscar nuevos nichos de mercado y ha sido complicado porque uno solo saber hacer lo suyo.

Por otro lado, emprender como empresaria implica una exigencia en todos los aspectos, no solo sobre la actividad que se desarrolla, sino que también, con aquellos temas que giran alrededor del negocio y que se deben aprender, como las normas, las obligaciones tributarias y el cumplimiento de la ley.

Diana Moyano, empresaria JSA

6. ¿Cuál es la historia de Diversabana, cómo nace?

Es la última ramificación de una larga historia de 30 años de emprendimiento que nace con una empresa familiar en la que los hermanos con sus respectivas parejas se encargaron de liderar y administrar las compañías derivadas de allí. Con mi esposo empezamos con la empresa Silver, la cual, adquiere Diversabana como una ramificación de su zona de influencia en diferentes partes de Cundinamarca. Ambas empresas se encuentran actualmente afiliadas a la federación.

7. ¿Cuál es el mejor legado que le puedes dejar a tus hijos?

Mi esposo y yo le hemos dado a nuestros hijos el ejemplo del trabajo honesto y duro, de la resiliencia ante los obstáculos o los problemas que se presentan. Ellos han crecido con nosotros y cada día veo en ellos estas cualidades, con orgullo puedo decir que han seguido nuestros pasos, tal vez no, en la misma carrera que nosotros elegimos, pero si, en sus elecciones de vida personal y profesional.

En lo personal, quiero dejarles a mis hijos en su formación la consciencia social, que sepan que tenemos el privilegio que otras familias no, por lo tanto, tenemos un deber de responsabilidad social con nuestro país, nuestra ciudad y nuestro entorno. Hay formas de contribuir a que las cosas sean mejores, si el ser humano ha llegado a dónde hemos llegado hasta hoy, ha sido porque somos uno, porque la solidaridad y la empatía nos han llevado a ser lo que somos y esto debemos recordarlo siempre.

8. ¿Qué ha sido lo más difícil que has vivido?

Sin duda alguna lo más triste y doloroso que he vivido es la pérdida de mi madre a raíz de un cáncer que se identificó como una mutación genética, eso deriva no solo en que tuviera que someterme a un proceso profiláctico arduo y difícil para tratar de evitar el riesgo de cáncer de mama y de ovario, sino que también, generó la angustia y preocupación de que mi hija tuviera este mismo gen, pues ocho de mis hermanos han fallecido por esta misma enfermedad.

Saber que yo también tenía ese riesgo fue retante y enriquecedor, porque me permitió reflexionar sobre el sentido de la vida, que no se tiene todo el tiempo del mundo para hacer lo que uno se proponga, que no hay que enfrascarse en los problemas, sino más bien, buscar paz y tranquilidad para sentirse mejor consigo misma.

Esta experiencia además me ha enseñado como madre a mostrarle a mis hijos que las fallas o lo que sea que se presente por diferentes motivos no tienen que ser tan trascendente porque la vida y la muerte están ahí.

9. Has superado una etapa muy difícil con la COVID-19. ¿Qué mensaje le das a las personas que siguen esta entrevista?

A nosotros nos dio COVID-19 a principios de la pandemia y en mi caso volví a adquirir el virus en 2021, en esta última oportunidad, la experiencia fue muy difícil y angustiante para todos,

estuve en hospitalización en UCI de cuidados intermedios.

Es algo a lo que debemos ponerle cuidado, porque, aunque no lo percibamos fácilmente, todos los días hay mucha gente que fallece o que no tiene dónde hospitalizarse. Realmente, hay que tomarla en serio y más aún nosotros como empresarios que debemos asumirlo con la responsabilidad que se merece para con nuestros colaboradores.

Quiero agradecer infinitamente por las oraciones de todas las personas que estuvieron pendientes de mi salud. En la reunión que hicieron mi esposo y mi hija asistieron más de 137 personas entre amigos, familiares y compañeros, que se unieron para orar por mi mejoría, esta es una gran anécdota porque después de este encuentro empecé a mejorar significativamente.

“Tenemos que confiar en dios, tener fe, pero sobre todo paz, tranquilidad y amor”.

10. ¿Qué piensas sobre la industria?

Llevamos toda la vida siendo empresarios de juegos de suerte y azar, es una industria linda, que ha permitido no solo el bienestar de los empresarios, sino que también, de mucha gente que depende de nuestra actividad, porque somos generadores de empleo.

Tengo la fortuna de laborar con personas que llevan con nosotros desde hace 15 años, no somos una empresa, somos una gran familia. Tenemos el orgullo de no haber sido sancionados nunca porque hacemos las cosas bien y así se lo decimos a nuestro equipo, que debemos siempre intentar dar lo mejor de nosotros mismos para lograr salir adelante.

Considero que la industria tiene que evolucionar hacia la gente joven, aunque la operación del juego online ha servido para mostrar este avance del sector, creo que nos falta incursionar y ganar mercados jóvenes, este mercado de máquinas lo tenemos que combinar y hacer más atractivo, volverlo turístico, con una oferta gastronómica y de espectáculos, no podemos quedarnos en los establecimientos tradicionales porque las generaciones ya han cambiado.

Hay que buscar generaciones jóvenes que quieren abanderar las empresas y seguir con la línea que hasta el momento hemos liderado, siendo honestos y trabajadores, para demostrar al mundo que los prejuicios no son más que estigmas sobre lo que hacemos. Somos una industria de familias, responsable y comprometidas como cualquier otro sector.

11. ¿Qué palabras tienes para Fecoljuegos?

Solo tengo palabras de agradecimiento, porque son nuestra voz, defienden nuestros intereses y han logrado posicionar a todo el sector de juegos de suerte y azar en las más altas esferas comerciales e industriales y aunque aún falta mucho por hacer ya formamos parte importante del empresariado del país gracias a la federación.

Considero que nuestro presidente del gremio, Evert Montero Cárdenas, es de los mejores representantes que tenemos, una persona que sabe lo que hace y que sabe cómo posicionarse sin necesidad de acudir a la controversia, el distanciamiento o la polarización. Es una persona que busca que se consoliden acuerdos y esto es lo que necesita Colombia, más dirigentes de esta línea, que escuchen, dialoguen con los diferentes grupos de interés para llegar a consensos en los que se tomen medidas que beneficien a todos.

“Los logros de Fecoljuegos, son los logros de nosotros como empresarios”.

Diana Moyano y sus hijos

Deja una respuesta