Mary Luz Carvajal es una empresaria de los juegos de suerte y azar que lleva cinco años con su empresa Carvajal S.A.S.  En la actualidad ella y sus dos hijas Paula y Cindy Velasco, son quienes lideran y administran el negocio. Le contamos su historia.

Tomar la decisión de independizarse, pasar de trabajar ocho horas como empleado a 24/7 como su propio jefe es difícil, mantener el negocio e intentar hacerlo crecer también lo es, pero ser madre de dos pequeñas, vivir sola con ellas, responder por su crianza y a la vez emprender con una empresa sí que es un reto para cualquier mujer.

Es el caso de Mary Luz Carvajal, una empresaria, administradora de empresas y especialista en gerencia de recursos humanos, madre y mujer “berraca” como la describen sus hijas. Hoy su negocio cuenta  con seis establecimientos comerciales de juegos de suerte y azar en Bogotá: Royal y Fortuna, ubicados en el centro de la capital, Suba, Ricaurte y Quirigua. Junto con sus dos hijas Cindy Velasco de 28 años, administradora de empresas y Paula Velasco de 21 años, ingeniera industrial, Mary Luz administra y lidera diferentes procesos en su empresa.

El comienzo de cinco años de esfuerzos

A pesar de que Mary Luz lleva cinco años con Carvajal S.A.S, su primer acercamiento con la industria fue hace más de diez años, cuando trabajó por siete años en Colfondos, administradora de fondos de pensiones colombiana, allí tuvo la oportunidad de conocer al operador con el que trabajaría como gerente de casino por unos años más antes de independizarse, el que le enseñaría la otra cara de moneda: el funcionamiento de un casino y sus virtudes.

“Los fines de semana iba a ver cómo funcionaba el negocio, empecé aprender cómo se liquidaba una máquina, cuáles eran las diferencias entre una y otro elemento de juego y cómo funcionaba en sí todo el establecimiento”.

Después de trabajar con este operador, en julio de 2012 Mary Luz fundó la empresa cuando compró un casino ya establecido que quedaba en Fontibón – Bogotá, comenzó con 12 máquinas en participación con otro casino, ya que, ella no contaba con el mínimo de elementos de juego para sacar el contrato de concesión tal y como lo exige la ley.

Las cosas no salieron como se esperaban con este primer negocio, el casino generó pérdidas y Mary Luz terminó endeuda. “Me fue muy mal, fue un año de pérdidas, sin embargo, no desfallecí, trasladamos el casino para Suba Aures y poco a poco empecé a recuperarme, pague las deudas, liberé el carro y continué con la empresa”.

La razón de la primera crisis de acuerdo con Mary Luz fue la ubicación de las salas y el desconocimiento de lo que se necesitaba para llegar al punto de equilibrio, pero lo que muchos no comprenden es que las crisis y los obstáculos siempre van a estar ahí y ser resilientes a ellos es lo que le permite a cualquier persona progresar.

“Hay que meterle la ficha, esforzarse hasta lograrlo. Las crisis te sacan de tu zona de confort porque son situaciones a las no estás acostumbrado, pero que te enseña, te hacen más fuerte y hacen que te prepares cada día más y más”.

Madre, mujer y empresaria: “un reto y un ejemplo para mis hijas”

“Al comienzo me sentía como el ‘patito feo’ en este sector que en su mayoría es de hombres, la gente no confiaba mucho en mí y en lo que podía hacer, sin embargo, las cosas fueron cambiando y cuando los demás empresarios me conocieron y vieron lo que estaba logrando hice grandes amigos y ahora considero que hay una gran camaradería entre nosotros

Mary Luz cuenta con un contrato de 178 máquinas y asegura que este logro lo ha conseguido gracias a su preparación, porque es una persona que se preocupa por capacitarse y estar al día en las novedades de la industria, porque como ella misma lo explica, “si tú no aprendes de tu negocio cómo vas a exigir, cómo vas a  adicionar a tu empresa, no lo puedes hacer y este es el error que tienen muchos operadores”.

Tener una mamá empresaria

“Cuando uno es pequeño, no entiende la magnitud de responder por diferentes obligaciones de que los padres estén 24/7 trabajando y no te dediquen el tiempo suficiente, pero  cuando creces te das cuenta que son sacrificios que hace una madre para sacar adelante a sus hijos y en ese momento es cuando valoras y agradeces todo lo que han construido y lo que han hecho para formarte”.

Paula, la hija menor de Mary Luz, afirma que su madre les ha heredado a ella y a su hermana la disciplina, siempre les exigió en todo y eso les permitió hacer grandes cosas y participar de proyectos tan importantes como lo es ahora la participación en Carvajal S.A.S, la empresa que creó su madre con gran esfuerzo y en la que hoy Paula y Cindy aportan con sus ideas y gestiones.

Mantener un negocio familiar es complicado, más aún cuando se debe diferenciar entre  la relación madre e hija, jefe y empleado, hermanas y compañeras de trabajo, este ha sido todo un reto según cuenta Paula, sin embargo, resalta que esa convivencia les ha permitido conocerse más entre ellas, “mi hermana es una mujer que tiene miles de ideas en su cabeza, es muy proactiva e inteligente, ella es una de esas personas que uno dice de verdad le aporta a la sociedad, ella siempre estuvo al lado de mi mamá desde el comienzo y la ha apoyado mucho y eso es de admirar”.

Mary Luz siempre trató que sus hijas conocieran el negocio y se involucrarán en él, hoy en día lo hacen tanto que el aporte ya no es solo con las labores que deben hacer sino con las ideas y las iniciativas que quieren implementar, ella les ha dado el espacio para que propongan y ejecuten, y son sus hijas las que se encuentran a cargo de temas tan importantes en la compañía como la imagen corporativa, los programas sociales, el funcionamiento del SIPLAFT –  Sistema de Prevención y Control de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo, entre otras cosas que permiten que todo vaya bien en la empresa.

“Uno de mis propósitos con la empresa, es lograr que sea reconocida no por el estigma de que dañamos personas sino por una industria de entretenimiento y diversión y que sea competitiva internacionalmente” explica Paula.

Para Mary Luz sus hijas han sido un gran apoyo en todo, tanto en la empresa como en su hogar, porque estuvieron ahí con ella haciendo grandes sacrificios, después de todo siempre han estado solo las tres.

“Más que darles  consejos a mis hijas, lo que intento es darles buenos ejemplos, trato de hacer las cosas bien, de no darles un concepto errado de lo que se debe hacer. Yo quiero que ellas vean en su mamá lo que pueden imitar, como levantarse temprano todos los día, reinventarse y volver a empezar. Mis hijas, son niñas muy juiciosas, dedicadas, profesionales en todo lo que hacen y es parte del ejemplo que les he dado, si hacen algo malo yo les digo que hay que hacerlo mejor, porque si algo que les he inculcado es que “siempre que se haga algo hay que hacerlo bien desde el principio” no me gustan los re-procesos y en la empresa tampoco, así que también se los digo a mis colaboradores”

Un mensaje para mamá

“Gracias totales por formarme como lo hizo y como lo sigue haciendo, por permitirme involucrarme en algo que ella formó, en los proyectos que ella hace, que son increíbles porque los maneja de una manera que ninguna otra persona lo haría. Admiro todo lo que ha hecho porque sé que le ha tocado duro, lo reconozco del cielo a la tierra y sé que mucha gente también lo hace porque ella es un ejemplo a seguir. Estoy orgullosa de lo que ha hecho y de lo que vendrá porque sé que vienen cosas grandes para ella”.

Ser exitosos es ser profesional y complementarlo con el éxito personal

“Le agradezco a esta industria que he podido desarrollarme profesionalmente, que he podido generar empleo a cerca de 40 familia, que a diario tengo la oportunidad de reinventarme y sobre todo que he conseguido gran parte de mi éxito personal”

Para Mary Luz ser una empresaria profesional es solo una parte de ser exitoso, porque llevar una empresa, tener resultados, mantenerse, comprometerse y ser perseverante lo puede hacer cualquier persona, pero la pregunta es: ¿esa gran empresaria y profesional es feliz? ¿Es honesta con sus empleados, con su familia, con las personas de su alrededor? ¿eLe está sirviendo en algo a la sociedad y a su empresa?

Es fácil ser un gran médico o un gran abogado, pero no es sencillo estar tranquilo y contar con momentos satisfactorios llenos de felicidad y es con lo que hoy yo cuento, con el respeto de mis empleados y el amor de mis hijas y la persona que me acompaña como mi esposo.

“Debemos trabajar unidos”

“Estoy en la federación porque creo y estoy segura de que algún día tendremos que trabajar juntos para sacar buenas cosas adelante y darnos a conocer”.

Mary Luz considera que para obtener resultados a favor y que las decisiones por parte del regulador no afectan fuertemente a los operadores, todos deben estar unidos bajo los mismos intereses porque si no es así, si cada uno trabaja por su lado, los golpes van a ser duros y no vamos a poder contrarrestarlos. “Cuando estemos todos unidos, incluso los gremios no va ver quien nos pare y todo el mundo nos va a reconocer”.

También es importante que nos capacitemos para que este sector sea más profesional y para que podamos sentar una oposición con argumentos cuando se tomen decisiones que nos afectan, debemos formarnos, leer estar preparados para cualquier eventualidad, asegura Mary Luz.

Mary Luz agradece la gestión que ha hecho el presidente de la federación Evert Montero, segura que él ha estado en cosas puntuales en las que ha ayudado a los operadores y que eso se le debe valorar y reconocerle. “La federación ha cambiado mucho la imagen que tenía el sector en el país y en el exterior, es por esto que hoy incluso está en la dirección de un evento tan importante internacionalmente como el de Juegos Miami, representación que nos engrandece”

 

Leave a Reply